banner
Normal view MARC view ISBD view

Disfagia en fase aguda del ictus/ José Antonio Vaz Rodríguez, Ana Díaz Estrella

By: Vaz J.A.
Contributor(s): Díaz A.
Material type: materialTypeLabelArticle Media type: Article Subject(s): Disfàgia | Ictus In: Revista Rol de Enfermería 2014 JUL-AGO; 37(7-8): 42-46Summary: Se denomina Accidente Cerebrovascular (ACV) o ictus al trastorno brusco de flujo sanguíneo cerebral que altera de forma transitoria o permanente la función de una determinada región del encéfalo [1]. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el ictus como un «síndrome clínico, presumiblemente de origen vascular, que se caracteriza por el desarrollo rápido de signos de afectación neurológica focal y que duran más de 24 horas o llevan a la muerte». [2] Las enfermedades cerebrovasculares pueden dividirse en dos grandes grupos, según el mecanismo etiopatogénico: ictus isquémicos e ictus hemorrágicos. Los ictus isquémicos representan entre el 80-85 % de todos los ictus y los hemorrágicos entre el 15-20 %. Esta patología tiene una elevada frecuencia de presentación, sobre todo en personas de edad avanzada, una gran repercusión social, un alto índice de mortalidad, ocasiona ingresos prolongados y tiene unos costes sociosanitarios elevados. Constituye la tercera causa de muerte en los países desarrollados después de la cardiopatía isquémica y las neoplasias [1]. En la fase aguda del ictus, la disfagia tiene una prevalencia que se estima entre el 30-70 % y, por sus consecuencias (desnutrición, deshidratación y broncoaspiración), la morbimortalidad en estos pacientes se incrementa [3]. Por este motivo es de gran importancia la aplicación del Método de Exploración Clínica Volumen-Viscosidad (MECV-V) para detectar precozmente alteraciones compatibles con la disfagia
Tags from this library: No tags from this library for this title. Log in to add tags.
    average rating: 0.0 (0 votes)
Item type Current location Collection Call number Status Date due Barcode
Journal article Journal article Escola Universitària d'Infermeria i Teràpia Ocupacional de Terrassa
Paper Exclòs de préstec ART-40527

Se denomina Accidente Cerebrovascular (ACV) o ictus al trastorno brusco de flujo sanguíneo cerebral que altera de forma transitoria o permanente la función de una determinada región del encéfalo [1]. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el ictus como un «síndrome clínico, presumiblemente de origen vascular, que se caracteriza por el desarrollo rápido de signos de afectación neurológica focal y que duran más de 24 horas o llevan a la muerte». [2] Las enfermedades cerebrovasculares pueden dividirse en dos grandes grupos, según el mecanismo etiopatogénico: ictus isquémicos e ictus hemorrágicos. Los ictus isquémicos representan entre el 80-85 % de todos los ictus y los hemorrágicos entre el 15-20 %. Esta patología tiene una elevada frecuencia de presentación, sobre todo en personas de edad avanzada, una gran repercusión social, un alto índice de mortalidad, ocasiona ingresos prolongados y tiene unos costes sociosanitarios elevados. Constituye la tercera causa de muerte en los países desarrollados después de la cardiopatía isquémica y las neoplasias [1]. En la fase aguda del ictus, la disfagia tiene una prevalencia que se estima entre el 30-70 % y, por sus consecuencias (desnutrición, deshidratación y broncoaspiración), la morbimortalidad en estos pacientes se incrementa [3]. Por este motivo es de gran importancia la aplicación del Método de Exploración Clínica Volumen-Viscosidad (MECV-V) para detectar precozmente alteraciones compatibles con la disfagia

There are no comments for this item.

Log in to your account to post a comment.

Powered by Koha